Colectivo Cultural y Literario CLEPSIDRA.

Taller: Conversación y Creación

Jueves, 31 Julio 2008 14:22:11 GMT

Tertulias literarias "Palimpsesto"

lecturas poeticas.jpg



A partir de este viernes 1 de agosto a las 21:00 horas, en La Casa del Arte, Esquina de Sotomayor con Baquedano, frente al teatro Municipal de Arica, inician las tertulias literarias "Palimpsesto". La entrada es liberada. La jornada Nocturna busca convertirse en un espacio abierto a la comunidad para escuchar poesía y narrativa por parte de los propios autores.

Aquellos que por otra parte, estén interesados en dar a conocer su obra y compartir, en un ameno espacio dedicado a las letras, serán bienvenidos.

Organiza, el colectivo literario Clepsidra.



En: Taller: Conversación y Creación
Permaenlace: Tertulias literarias "Palimpsesto"
Comentarios: 5
Leído 1872 veces.


Sábado, 29 Marzo 2008 19:32:06 GMT

Tercera sesión taller- tema La Voz del Narrador.



Tipos de Narradores : narrador: quien cuenta la historia, sujeto de la enunciación.

a)Homodiégetico: es parte de la historia:

-Protagonista: cuenta su propia historia, en primera persona. Personalizado y subjetivo.

-Testigo: es un espectador del acontecer. En 1º persona, menos subjetivo.

-Monólogo interior: modo en el que se reproducen los pensamientos como surgen en la mente del personaje, debido a alguna situación límite que los obliga a dialogar consigo mismos.

b)Heterodiégetico: no forma parte del relato, 3º persona, mayor objetividad:

-Omnisciente: conoce todo respecto al mundo representado. Puede influir en el lector. Trata de ser objetivo .

-Objetivo: como una cámara de cine, no penetra en la siquis del personaje. Trata de ser objetivo.

*la objetividad total no existe en literatura .

Focalización : modo concreto del narrador para que la acción se perciba de una forma determinada. Grado de restricción de información . Ángulo específico del cual se percibe la acción.

-F. Cero: no hay restricciones en la entrega de información. Narrador omnisciente. Sabe más que los personajes.

-F. Interna: se narra a partir de la experiencia propia. Narrador protagonista. Conocimiento relativo y parcial. Puede ser fija: en un sólo focalizador; variable: cambia; múltiple: un hecho representado por varios focalizadores.

-F. Externa: visión externa del hecho. Objetivismo extremo. Sabe menos que lo personajes.


Lunes o Martes - Virginia Woolf

Perezosa e indiferente, sacudiendo con facilidad el espacio de sus alas, conocedora de su camino, pasa la garza sobre la iglesia, bajo el cielo. Blanco e indiferente, ensimismado, el cielo cubre y descubre sin cesar, se va y se queda. ¿Un lago? ¡Quítale las orillas! ¿Una montaña? Sí, perfecto, con el oro del sol en las laderas. Cae desde lo alto. Helechos o plumas blancas, siempre, siempre...

Deseando la verdad, esperándola, destilando laboriosamente unas pocas palabras, deseando siempre (se inicia un grito a la izquierda, otro a la derecha; ruedas golpean divergentes; omnibuses se conglomeran en conflicto), deseando siempre (el reloj asevera con doce claras campanadas que es mediodía; la luz vierte escamas de oro; niños se arremolinan), deseando siempre verdad. Roja es la cúpula; de los árboles cuelgan monedas; el humo sale lento de las chimeneas; ladrido, alarido, grito. «Compro metal»... ¿Y la verdad?

Como rayos orientados hacia un punto, pies de hombres, pies de mujeres, negros o con incrustaciones doradas (Esa niebla... ¿Azúcar? No, gracias... La commonwealth del futuro), la luz del fuego salta y deja roja la estancia, salvo las negras figuras y sus ojos brillantes, mientras descargan una camioneta fuera, la señorita Thingummy sorbe té en su mesa escritorio, y las vitrinas protegen abrigos de pieles.

Cacareada, leve cual hoja, rizada en los bordes, pasada por las ruedas, plateada, en casa o fuera de casa, reunida, esparcida, derrochada en diferentes platillos de la balanza, barrida, sumergida, desgarrada, hundida, ensamblada... ¿Y la verdad?

Recordar ahora junto al fuego del hogar la blanca plaza de mármol. De las profundidades de marfil se alzan palabras que vierten su negrura, florecen y penetran. El libro caído; en la llama, en el humo, en las perecederas chispas; o ya viajando, la bandera en la plaza de mármol, minaretes debajo y mares de la India, mientras los espacios azules corren y las estrellas brillan... ¿la verdad?, o bien, ¿satisfacción con su proximidad?

Perezosa e indiferente la garza regresa; el cielo cubre con un velo sus estrellas; las borra luego.


Los amantes Juan Rodolfo Wilcock.

Harux y Harix han decidido no levantarse más de la cama: se aman locamente, y no pueden alejarse el uno del otro más de sesenta, setenta centímetros. Así que lo mejor es quedarse en la cama, lejos de los llamados del mundo. Está todavía el teléfono, en la mesa de luz, que a veces suena interrumpiendo sus abrazos: son los parientes que llaman para saber si todo anda bien. Pero también estas llamadas telefónicas familiares se hacen cada vez más raras y lacónicas. Los amantes se levantan solamente para ir al baño, y no siempre; la cama está toda desarreglada, las sábanas gastadas, pero ellos no se dan cuenta, cada uno inmerso en la ola azul de los ojos del otro, sus miembros místicamente entrelazados.

La primera semana se alimentaron de galletitas, de las que se habían provisto abundantemente. Como se terminaron las galletitas, ahora se comen entre ellos. Anestesiados por el deseo, se arrancan grandes pedazos de carne con los dientes, entre dos besos se devoran la nariz o el dedo meñique, se beben el uno al otro la sangre; después, saciados, hacen de nuevo el amor, como pueden, y se duermen para volver a comenzar cuando despiertan. Han perdido la cuenta de los días y de las horas. No son lindos de ver, eso es cierto, ensangrentados, descuartizados, pegajosos; pero su amor está más allá de las convenciones.


Carlos Fuentes - Aura (Fragmento)

LEES ESE ANUNCIO: UNA OFERTA DE ESA NATURALEZA no se hace todos los días. Lees y relees el aviso. Parece dirigido a ti, a nadie más. Distraído, dejas que la ceniza del cigarro caiga dentro de la taza de te que has estado bebiendo en este cafetín sucio y barato. tu releerás. Se solicita historiador joven. Ordenado. Escrupuloso. Conocedor de la lengua francesa. Conocimiento perfecto, coloquial.

Capaz de desempeñar labores de secretario. Juventud, conocimiento del francés, preferible si ha vivido en Francia algún tiempo. Tres mil pesos mensuales, comida y recamara cómoda, asoleada, apropiada estudio. Solo falta tu nombre. Solo falta que las letras más negras y llamativas del aviso informen: Felipe Montero. Se solicita Felipe Montero, antiguo becario en la Sorbona, historiador cargado de datos inútiles, acostumbrado a exhumar papeles amarillentos, profesor auxiliar en escuelas particulares, novecientos pesos mensuales. Pero si leyeras eso, sospecharías, lo tomarías a broma. Donceles 815. Acuda en persona. No hay teléfono. Recoges tu portafolio y dejas la propina. Piensas que otro historiador joven, en condiciones semejantes a las tuyas, ya ha leído ese mismo aviso, tornado la delantera, ocupado el puesto. Tratas de olvidar mientras caminas a la esquina. Esperas el autobús, enciendes un cigarrillo, repites en silencio las fechas que debes memorizar para que esos niños amodorrados te respeten. Tienes que prepararte. El autobús se acerca y tu estas observando las puntas de tus zapatos negros. Tienes que prepararte. Metes la mano en el bolsillo, juegas con las monedas de cobre, por fin escoges treinta centavos, los aprietas con el puno y alargas el brazo para tomar firmemente el barrote de fierro del camión que nunca Vivirás ese día, idéntico a los demás, y no volverás a recordarlo sino al día siguiente, cuando te sientes de nuevo en la mesa del cafetín, pidas el des-ayuno y abras el periódico. Al llegar a la pagina de anuncios, allí estarán, otra vez, esas letras destacadas: historiador joven. Nadie acudió ayer. Leerás el anuncio. Te detendrás en el último renglón: cuatro mil pesos.




En: Taller: Conversación y Creación
Permaenlace: Tercera sesión taller- tema La Voz del Narrador.
Comentarios: 9
Leído 2698 veces.


Viernes, 21 Marzo 2008 09:24:35 GMT

Segunda sesión taller- tema El Tiempo (jueves 20 de marzo)


time



A la narrativa se le considera un arte temporal pues implica sucesión y movimiento. Esta narra hechos y todo acontecer, implica necesariamente transcurso de tiempo, alteración y cambio.

El tiempo de la ficción que leemos sin embargo, es un tiempo o transcurrir esencialmente distinto del real . Un tiempo tan inventado como lo son el narrador y los personajes de las ficciones atrapados en él. El punto de vista temporal que encontramos en toda narración, esta dotado de una fuerte dosis de creatividad y de imaginación, aun cuando el escritor no haya sido en muchos casos, consciente de él.

Primera distinción, tiempo cronológico y tiempo psicológico: El tiempo de las novelas y cuentos, es un tiempo psicológico, un tiempo subjetivo al que la artesanía del narrador da apariencia de objetividad, consiguen de este modo que su narración tome distancia y se diferencie del mundo real (obligación de toda ficción que quiere vivir por cuenta propia).

Recordemos por ejemplo el cuento famoso de Borges, “El milagro secreto”, en el que, en el momento de la ejecución del escritor y poeta checo Jaromir Hladik, Dios le concede un año de vida para que –mentalmente- termine el drama en verso Los enemigos que ha planeado escribir toda su vida. Todas las ficciones (y, sobre todo, las buenas) tienen su propio tiempo, un sistema temporal que les es privativo, diferente del tiempo real en que vivimos los lectores.

No es posible que un narrador desaloje el tiempo de la trama de su obra. En toda narración siempre hay un reloj. Otra cosa es que al autor no le guste y trate de esconder el suyo o le de vueltas al revés o le cambie los minuteros permanentemente al punto que el héroe este al mismo tiempo con una querida y jugando a la pelota con su niñera en el parque. Todos estos recursos son legítimos (mientras sean convincentes). Los teóricos están de acuerdo en distinguir tres momentos en al arte narrativo: el tiempo de la escritura, el de la aventura y el de la lectura.

a) Tiempo de la escritura. Toda novela o cuento expresa, quiéralo o no su autor, el espíritu de la época en que fue escrita. Hay un testimonio del espíritu que reinaba en el momento de la emisión. Por otro lado, la técnica narrativa es indisociable de las modas, corrientes y procedimientos de su época. También la elección de motivos depende en gran medida del momento de la escritura. Los motivos del romanticismo no son los mismos del naturalismo.

b) Tiempo de la lectura es el momento de la recepción. La separación entre el instante de la escritura y el de la lectura oscila hasta el punto de cambiar de valor o el sentido de una novela con el devenir del tiempo. Los libros no envejecen, se transforman en otros. Los tiempos desmienten las Utopías. La obra artística se hace mas compleja y multívoca, cuanto más antigua es.

c) Tiempo de la aventura. Para estudiar esta dimensión de una obra cabe formularse varias preguntas. ¿En que época ocurre el acontecer narrado? ¿Qué cantidad de tiempo transcurre en la historia que se cuenta? Hay condensaciones: mucho tiem­po en pocas Líneas Hay ensanchamientos temporales: poco tiempo desarrollado extensamente Están compendiados en cerca de 400 paginas, siete años, cien anos, un solo día ¿ Qué concepción del tiempo aparece en la obra?

Un río. El tiempo puede ser un no, un constante fluir irreversible, sin diques de contención posibles.

Un círculo mítico donde no hay progreso. Todo pasado y todo futuro se conoce porque esta sucediendo o repitiéndose en el presente.

Un espejo roto en varios pedazos o fragmentos. Tiempo fragmentario o mosaical.

La dilatación de un momento. El tiempo puede ser un presente desmesuradamente agrandado.

Un tiempo sagrado, paradigmático, donde los hombres se refugian, huyendo de la historia, del cambio.

Un tiempo profano o histórico, del devenir, del cambio, donde el hombre esta expuesto a la angustia.

En algunas obras de Carpentier, Jorge Luís Borges, Julio Cortazar, García Márquez, Proust, Thomas Mann el tiempo ya no es sólo un elemento intrínseco de la narración, sino el tema mismo de la obra.

El tiempo como anécdota: Viaje a la semilla, el tambor de hojalata, La máquina del tiempo, la trama celeste.

Pasemos al tiempo como forma: construcción narrativa dentro de la cual se desenvuelve la anécdota . Para deslindar las propiedades originales del tiempo narrativo, el primer paso, es averiguar en concreto en que consiste el punto de vista temporal, relación que existe en toda novela entre el tiempo del narrador (tiempo del relato) y el tiempo de lo narrado (historia)

Las posibilidades por las que puede optar el novelista son sólo tres (con sus respectivas variantes) y están determinadas por el tiempo verbal desde el cual el narrador narra la historia:

a) El tiempo del narrador y el tiempo de lo narrado pueden coincidir, ser uno solo. En este caso, el narrador narra desde el presente gramatical.

b) El narrador puede narrar desde un pasado hechos que ocurren en el presente o en el futuro. Y, por último.

c) El narrador puede situarse en el presente o en el futuro para narrar hechos que han ocurrido en el pasado (mediato o inmediato).

Para entender mejor estas distinciones, tomemos como ejemplo, “El dinosaurio”, de Augusto Monterroso, consta de una sola frase: “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.”

¿En qué tiempo verbal se halla lo narrado? En un pretérito indefinido: “despertó”. El narrador está situado, pues, en el futuro, para narrar un hecho que ocurre ¿cuándo? ¿En el pasado mediato o inmediato en relación a ese futuro en que está el narrador? En el pasado mediato. ¿Cómo sé que el tiempo de lo narrado es un pasado mediato y no inmediato, en relación con el tiempo del narrador? Porque entre aquellos dos tiempos hay un abismo infranqueable, un hiato temporal, una puerta cerrada que ha abolido todo vínculo o relación de continuidad entre ambos. Ésa es la característica determinante del tiempo verbal que emplea el narrador: confinar la acción en un pasado (pretérito indefinido) cortado, escindido del tiempo en que él se encuentra. La acción de “El dinosaurio” ocurre pues en un pasado mediato respecto del tiempo del narrador; es decir, el punto de vista temporal es el caso c y, dentro de éste, una de sus dos posibles variantes:

Tiempo futuro (el del narrador) - tiempo pasado mediato (lo narrado).

¿Cuál hubiera tenido que ser el tiempo verbal utilizado por el narrador para que su tiempo correspondiera a un pasado inmediato de ese futuro en que se halla el narrador ? “Cuando ha despertado, el dinosaurio todavía está ahí.” El pretérito perfecto por ejemplo tiene la virtud de relatar acciones que, aunque ocurren en el pasado, se alargan hasta tocar el presente, acciones que se demoran y parecen estar acabando de ocurrir en el momento mismo en que las relatamos . Ese pasado cercanísimo, inmediato, no está separado sin remedio del narrador como en el caso anterior (“despertó”); el narrador y lo narrado se hallan en una cercanía tal que casi se tocan, algo diferente de esa otra distancia, insalvable, del pretérito indefinido.

Pasemos ahora, valiéndonos siempre de “El dinosaurio”, a ejemplificar el caso primero ( a ), el más sencillo y evidente de los tres: aquél en que coinciden el tiempo del narrador y el de lo narrado. Este punto de vista temporal exige que el narrador narre desde un presente del indicativo:
“Despierta y el dinosaurio todavía está allí.” El narrador y lo narrado comparten el tiempo. La historia está ocurriendo a medida que el narrador nos la cuenta. La relación es muy distinta a la anterior, en la que veíamos dos tiempos diferenciados y en la que el narrador, por hallarse en un tiempo posterior al de los hechos narrados, tenía una visión temporal acabada, total, de lo que iba narrando. En el caso a, el conocimiento o perspectiva, sólo abarca lo que va ocurriendo a medida que ocurre, es decir, a medida que lo van contando. Cuando el tiempo del narrador y el tiempo narrado se confunde gracias al presente del indicativo (como suele ocurrir en las novelas de Samuel Beckett o en las de Robbe-Grillet)

Veamos ahora el caso b, el menos frecuente y, desde luego, el más complejo: el narrador se sitúa en un pasado para narrar hechos que no han ocurrido, que van a ocurrir, en un futuro inmediato o mediato. He ahí ejemplos de posibles variantes de este punto de vista temporal:


a) “Despertarás y el dinosaurio todavía estará allí.”
b) “Cuando despiertes, el dinosaurio todavía estará allí.”
c) “Cuando hayas despertado, el dinosaurio todavía estará allí.”


Cada caso (hay otros posibles) constituye un leve matiz, establece una distancia diferente entre el tiempo del narrador y el del mundo narrado, pero el denominador común es que en todos ellos el narrador narra hechos que no han ocurrido todavía, ocurrirán cuando él haya terminado de narrarlos y sobre los cuales, gravita una indeterminación esencial: no hay la misma certeza de que ocurran como cuando el narrador se coloca en un presente o futuro para narrar los hechos ya ocurridos o que van ocurriendo mientras los narra. Además de impregnar de relatividad, el narrador, instalado en el pretérito para narrar hechos que ocurrirán en un futuro mediato o inmediato consigue mostrarse con mayor fuerza. Su relato resulta una sucesión de imperativos, una secuencia de órdenes para que ocurra lo que narra . Un narrador no puede usarlo sin ser consciente de ello, es decir, si no quiere, mediante aquella incertidumbre y exhibicionismo de poder contar algo que sólo contado así alcanzará poder de persuasión.

Una vez identificados los tres posibles puntos de vista temporales, configurados por el tiempo gramatical de la voz del que narra y el tiempo en que se halla la historia narrada, es preciso añadir que es rarísimo que en una ficción haya un solo punto de vista temporal . Suele haber uno dominante, pero el narrador se desplaza entre distintos puntos de vista temporales, a través de mudas (cambios del tiempo gramatical ) que serán más eficaces cuanto menos llamativas sean y más inadvertidas pasen al lector., es decir, que no parezcan caprichosas, mero alarde, sino que ellas den mayor significación –densidad, complejidad, intensidad, diversidad, relieve- a los personajes y a la historia.

Recursos estilísticos para trabajar el tiempo según Genette.

Orden: Las relaciones entre el orden temporal de la cadena de sucesos en la historia y el orden temporal de su disposición en el relato. Fenómeno a estudiar, Anacronía: discordancia entre el orden de la historia y el orden del relato. 2 tipos:

  • Analepsis: también retrospección, flashback, o cutback ) la evocación de un acontecimiento anterior al momento en que se encuentra el relato. El flashback es una vuelta repentina y rápida al pasado del personaje. Es diferente al racconto , que es también un quiebre en el relato volviendo al pasado, pero este último no es tan repentino y es más pausado en lo que refiere a la velocidad del relato, además es más detallado y largo que el primero.

  • Prolepsis: (anticipación, prospección, flashforward, cutforward) Es un movimiento de prospección. Narra acontecimientos futuros, anticipaciones con respecto al presente de la historia.

Duración: la relación entre el tiempo que duran los sucesos de la historia y la extensión del relato.

  • La pausa es la forma máxima de desaceleración. no pasa nada en la historia (en cuanto a acción); el texto está dedicado a una digresión de tipo filosófico o psicológico.
  • En la escena no hay ni aceleración, ni desaceleración, sino identidad entre el tiempo de la historia y el tiempo del relato.
  • Sumario o resumen el tiempo del relato es menos extenso que el tiempo de la historia. Se abarca en cortos enunciados una serie de eventos que se han prolongado en el tiempo.
  • Elipsis la forma máxima de aceleración. un tiempo que pasa en la historia, pero que no se cuenta. Genette distingue entre la elipsis determinada, cuya duración se menciona ("pasaron cinco años") y la elipsis indeterminada, cuya duración no se especifica ("pasó el tiempo").



En: Taller: Conversación y Creación
Permaenlace: Segunda sesión taller- tema El Tiempo (jueves 20 de...
Comentarios: 7
Leído 2583 veces.


Jueves, 20 Marzo 2008 09:31:46 GMT

Confirmación de la sala para el primer semestre 2008.




Retomamos el taller Clepsidra.
Conversación y creación literaria.

fil

Se parte de nuestra fila...


LUGAR DE REUNIÓN: U.T.A CAMPUS SAUCACHE - SALA 122 -EDIFICIO DE EDUCACIÓN, A MANO IZQUIERDA DEL HALL CENTRAL.

TODOS LOS JUEVES - HORARIO: 7:45 P.M


TEMAS A TRATAR: MOVIMIENTOS, GENERACIONES LITERARIAS, GRANDES AUTORES, TÉCNICAS NARRATIVAS, POESÍA, ESTILOS Y VANGUARDIA, ADEMÁS DE CRÍTICA Y DISCUSIÓN EN TORNO A OBRAS PERSONALES.




En: Taller: Conversación y Creación
Permaenlace: Confirmación de la sala para el primer semestre 2008.
Comentarios: 9
Leído 2287 veces.


Viernes, 14 Marzo 2008 09:25:28 GMT

Primera sesión taller (Jueves 13 de marzo)

Taller de Conversación y Creación Literario: Clepsidra. www.clepsidra.ohlog.com




Nueva Narrativa Histórica: 1979 punto de auge en que se impone a la narrativa telúrica, mágico-realista, testimonial o psicológica.

Se entiende por narrativa histórica, aquella que transcurre predominantemente en un pasado no experimentado directamente por el autor. (Algunos señalan que por dos generaciones)







Narrativa histórica tradicional

Nueva Narrativa histórica.
Narrativa decimonónica

Narrativa, romántica, modernista y criollismo

Influencia: siglo de oro, Walter Scott y las crónicas coloniales.

Obj: construir conciencia nacional. Instrumental, adoctrinar y educar sólo a veces cumple una función escapista.

Protagonismo esta en los retratos fieles al discurso histórico o en el ciudadano común en contextos clarificadores

Influencia Alejo Carpentier en 1949 el reino de este mundo.

Recreación mimética y realista de cronotopos supeditada a:

Descreimiento y relatividad histórica. (ficción)

Concepto cíclico del tiempo e imprevisibilidad.

Distorsión por ausencia de próceres o aspecto desmitificador. (exageraciones, elipsis, anacronismos)

Caracterización sui-generis de próceres
Metaficción

Intertextualidad e ironía (palimpsesto)

Carnavalesco, dialógico, polifónico, heteroglosia y su variedad.

Bibliografía: Seymour Menton: La nueva novela histórica: Definiciones y orígenes.







Microcuento Histórico: Muchos escritores latinoamericanos, entre ellos Eduardo Galeano, Ernesto Cardenal, Augusto Monterroso, José Leandro Urbina y otros, optaron por escribir relatos breves que testimoniaban hechos, sucesos que permanecían en la memoria oral, fragmentos de historias de vidas, alegorías fugaces que transmitían los sueños y temores de las víctimas de la violencia del poder, pero también reescrituras de mitos y revisiones de las convenciones arraigadas por la cultura dominante . Desde estas condicionantes socioculturales, los microcuentos históricos se escriben con el propósito de denunciar, parodiar, testimoniar y elogiar, en breves anécdotas, a los personajes cotidianos o a aquellos que se han mantenido apartados o ignorados por la cultura del poder.






Retrato de una dama. Para Valentina

A la luz del amanecer, filtrándose tímida por la ventana, se compuso con esmero el vestido. Una de sus uñas limpió a las otras. Untó la yema de los dedos con saliva y alisó sus cejas. Cuando terminaba de ordenarse el cabello escuchó a los carceleros venir por el pasillo. Frente a la sala de interrogatorios, recordando el dolor, le temblaron los muslos. Después la encapucharon y cruzó la puerta. Allí dentro estaba la misma voz del día anterior. Los mismos pasos del día anterior se aproximaron a la silla trayendo la voz, húmeda, hasta pegarla a su oído.
—¿En qué estábamos ayer, señorita Jiménez?
— En que usted debe recordar que está tratando con una dama, dijo ella.
Un golpe le cruzó la cara. Sintió que se desgarraba la mandíbula.
—¿En qué estábamos, señorita Jiménez?
En que usted debería recordar que está tratando con una dama, dijo ella.

José Leandro Urbina, Las malas juntas




-Se privilegia el relato abierto, el proceso y la imaginación del lector más que la persuasión por vía del exemplum . Otras veces los microcuentos optan por una visión lúdica o irónica que incorpora una visión recortada y fugaz de la historia. El resultado, a partir de estas referencias es un microcuento que utiliza la parodia, el humor negro y la ironía, como un modo de carnavalizar la tradición.

-Quédate, le dije.
Y la toqué.

Toque de queda (Omar Lara)






Mamá, dijo el niño, ¿qué es un golpe?
-Algo que duele muchísimo y deja amoratado el lugar donde te dio.
El niño fue hasta la puerta de casa. Todo el país que le cupo en la mirada tenía un tinte violáceo.

Golpe (Pía Barros)




Mientras el sargento interrogaba a su madre y su hermana, el capitán se llevó al niño, de una mano, a la otra pieza...
-¿Dónde está tu padre? -preguntó
-Está en el cielo -susurró él.
-¿Cómo? ¿Ha muerto? -preguntó asombrado el capitán.
-No-dijo el niño-. Todas las noches baja del cielo a comer con nosotros. El capitán alzó la vista y descubrió la puertecilla que daba al entretecho.

Padre nuestro que estás en el cielo (José Leandro Urbina)




BLANCAS: Danilo González, Alcalde de Lota
NEGRAS: Floridor Pérez, Profesor rural de Mortandad

1.
C3C
A3C
2.
C3A
C2D
3.
........


Mientras reflexionaba su séptima jugada un cabo gritó su nombre desde la guardia.
—¡Voy!— dijo pasándome el pequeño ajedrez magnético.
Como no regresó en un plazo prudente anoté, en broma: Abandona .

Solo cuando el diario EL SUR, la semana siguiente publicó en grandes letras la noticia de su fusilamiento
en el Estadio Regional de Concepción, comprendí toda la magnitud de su abandono.
Se había formado en las minas del carbón, pero no fue el peón oscuro que parecía
condenado a ser, y habrá muerto con señoríos de rey en su enroque. Años después le cuento a un poeta. Solo dice: ¿y si te hubieran tocado las blancas?

Floridor Pérez –La jugada inconclusa.




El discurso del microcuento histórico se construye, entonces, a partir de discursos de carácter oral tales como la anécdota, la entrevista, la historia de vida, la nota periodística o el simple recuerdo del narrador para dar cuenta de una historia concreta, reciente o pasada. Esta pequeña historia amerita ser fijada por la escritura y debiera ser leída como una visión paralela y artística -a veces satírica o polémica- de la historia latinoamericana .




Conversación que no sé si escuché o imaginé en aquellos días:
-Una revolución de mar a mar. Todito el país alzado. Y los pienso ver con estos mis ojos...
-¿Y cambiará todo, todo?
-Hasta las raíces.
-¿Y ya no habrá que vender los brazos por nada?
-Ni modo, pues.
-¿Ni aguantar que lo traten a uno como bestia?
-Nadie será dueño de nadie.
-¿Y los ricos?
-No habrá más ricos.
-¿Y quién nos va a pagar a los pobres, entonces, las cosechas?
--Es que tampoco habrá pobres.
-Ni ricos ni pobres.
-Ni pobres ni ricos.
-Pero entonces, se va a quedar sin gente Guatemala. Porque aquí, sabés vos, el que no es rico, es pobre.

Conversación, Eduardo Galeano.




Microcuentos paródicos . Para Genette, están en el centro de los fenómenos de transtextualidad. Todo texto paródico es un doble discurso, uno presente y otro que ha de evocarse a la manera de un palimpsesto. El emisor construye un receptor capaz de hacer dialogar el texto con el contratexto, con las convenciones y significaciones culturales que están en su competencia, en el mismo texto y en la historia oficial. Texto y contratexto _en la conciencia lectora_ permiten una lectura inversa de la historia canónica. Los microcuentros históricos, en este caso, transforman el hipotexto (la convención) y originan una parodia, un travestismo o imitación.



Cuando fray Bartolomé Arrazola se sintió perdido, aceptó que ya nada podría salvarlo. La selva poderosa de Guatemala lo había apresado, implacable y definitiva. Ante su ignorancia topográfica se sentó con tranquilidad a esperar la muerte. Quiso morir allí, sin ninguna esperanza, aislado, con el pensamiento fijo en la España distante, particularmente en el convento de los Abrojos, donde Carlos Quinto condescendiera una vez a bajar de su eminencia para decirle que confiaba en el celo religioso de su labor redentora.
Al despertar se encontró rodeado por un grupo de indígenas de rostro impasible que se disponían a sacrificarlo ante un altar, un altar que a Bartolomé le pareció como el lecho en que descansaría, al fin, de sus temores, de su destino, de sí mismo.
Tres años en el país le habían conferido un mediano dominio de las lenguas nativas. Intentó algo. Dijo algunas palabras que fueron comprendidas. Entonces floreció en él una idea que tuvo por digna de su talento y de su cultura universal y de su arduo conocimiento de Aristóteles. Recordó que para ese día se esperaba un eclipse total de sol. Y dispuso, en lo más íntimo, valerse de aquel conocimiento para engañar a sus opresores y salvar la vida.
-Si me matáis -les dijo- puedo hacer que el sol se oscurezca en su altura.
Los indígenas lo miraron fijamente y Bartolomé sorprendió la incredulidad en sus ojos. Vio que se produjo un pequeño consejo, y esperó confiado, no sin cierto desdén. Dos horas después el corazón de fray Bartolomé Arrazola chorreaba su sangre vehemente sobre la piedra de los sacrificios (brillante bajo la opaca luz de un sol eclipsado), mientras uno de los indígenas recitaba sin ninguna inflexión de voz, sin prisa, una por una, las infinitas fechas en que se producirían eclipses solares y lunares, que los astrónomos de la comunidad maya habían previsto y anotado en sus códices sin la valiosa ayuda de Aristóteles.

El eclipse (Augusto Monterroso)





En: Taller: Conversación y Creación
Permaenlace: Primera sesión taller (Jueves 13 de marzo)
Comentarios: 4
Leído 2557 veces.


Jueves, 13 Marzo 2008 09:39:20 GMT

Segunda Nota Morrocotudo- Invitación nuevo taller.





Puede leer la nota completa en este vínculo.


moi





En: Taller: Conversación y Creación
Permaenlace: Segunda Nota Morrocotudo- Invitación nuevo taller.
Comentarios: 10
Leído 2395 veces.


Martes, 11 Marzo 2008 06:23:59 GMT

Nuevo taller de Conversación y Creación Literario.




A PARTIR DE ESTE JUEVES 13 (PRIMERA SESIÓN) RETOMAMOS NUESTRO EMPEÑO LITERARIO, NUESTRO OBJETIVO, APORTAR AL ÁMBITO CREATIVO DE LA REGIÓN. ESTE TALLER SE REALIZARÁ DURANTE TODO EL SEMESTRE, LA IDEA ES DEBATIR Y ANALIZAR TEMAS RELEVANTES, EN TORNO A NUESTRO QUEHACER ARTÍSTICO O EL DE OTROS AUTORES, GENERACIONES LITERARIAS, MOVIMIENTOS Y ESTILOS.

EL LUGAR DE REUNIÓN SALA 122 DE LA U.T.A -CAMPUS SAUCACHE, EDIFICIO DE EDUCACIÓN, MANO IZQUIERDA DEL HALL CENTRAL, A PARTIR DE LAS 7:45




tall





En: Taller: Conversación y Creación
Permaenlace: Nuevo taller de Conversación y Creación Literario.
Comentarios: 10
Leído 2377 veces.


Página 1 de 1. Total : 7 Artículos.

Chile

El colectivo Literario Clepsidra, es una formación nueva dentro del bullente ámbito cultural de la XV...

Mi perfil Completo


Buscar



Blog Gratis para humanos.