Colectivo Cultural y Literario CLEPSIDRA.

Viernes, 21 Marzo 2008 09:24:35 GMT

Segunda sesión taller- tema El Tiempo (jueves 20 de marzo)


time



A la narrativa se le considera un arte temporal pues implica sucesión y movimiento. Esta narra hechos y todo acontecer, implica necesariamente transcurso de tiempo, alteración y cambio.

El tiempo de la ficción que leemos sin embargo, es un tiempo o transcurrir esencialmente distinto del real . Un tiempo tan inventado como lo son el narrador y los personajes de las ficciones atrapados en él. El punto de vista temporal que encontramos en toda narración, esta dotado de una fuerte dosis de creatividad y de imaginación, aun cuando el escritor no haya sido en muchos casos, consciente de él.

Primera distinción, tiempo cronológico y tiempo psicológico: El tiempo de las novelas y cuentos, es un tiempo psicológico, un tiempo subjetivo al que la artesanía del narrador da apariencia de objetividad, consiguen de este modo que su narración tome distancia y se diferencie del mundo real (obligación de toda ficción que quiere vivir por cuenta propia).

Recordemos por ejemplo el cuento famoso de Borges, “El milagro secreto”, en el que, en el momento de la ejecución del escritor y poeta checo Jaromir Hladik, Dios le concede un año de vida para que –mentalmente- termine el drama en verso Los enemigos que ha planeado escribir toda su vida. Todas las ficciones (y, sobre todo, las buenas) tienen su propio tiempo, un sistema temporal que les es privativo, diferente del tiempo real en que vivimos los lectores.

No es posible que un narrador desaloje el tiempo de la trama de su obra. En toda narración siempre hay un reloj. Otra cosa es que al autor no le guste y trate de esconder el suyo o le de vueltas al revés o le cambie los minuteros permanentemente al punto que el héroe este al mismo tiempo con una querida y jugando a la pelota con su niñera en el parque. Todos estos recursos son legítimos (mientras sean convincentes). Los teóricos están de acuerdo en distinguir tres momentos en al arte narrativo: el tiempo de la escritura, el de la aventura y el de la lectura.

a) Tiempo de la escritura. Toda novela o cuento expresa, quiéralo o no su autor, el espíritu de la época en que fue escrita. Hay un testimonio del espíritu que reinaba en el momento de la emisión. Por otro lado, la técnica narrativa es indisociable de las modas, corrientes y procedimientos de su época. También la elección de motivos depende en gran medida del momento de la escritura. Los motivos del romanticismo no son los mismos del naturalismo.

b) Tiempo de la lectura es el momento de la recepción. La separación entre el instante de la escritura y el de la lectura oscila hasta el punto de cambiar de valor o el sentido de una novela con el devenir del tiempo. Los libros no envejecen, se transforman en otros. Los tiempos desmienten las Utopías. La obra artística se hace mas compleja y multívoca, cuanto más antigua es.

c) Tiempo de la aventura. Para estudiar esta dimensión de una obra cabe formularse varias preguntas. ¿En que época ocurre el acontecer narrado? ¿Qué cantidad de tiempo transcurre en la historia que se cuenta? Hay condensaciones: mucho tiem­po en pocas Líneas Hay ensanchamientos temporales: poco tiempo desarrollado extensamente Están compendiados en cerca de 400 paginas, siete años, cien anos, un solo día ¿ Qué concepción del tiempo aparece en la obra?

Un río. El tiempo puede ser un no, un constante fluir irreversible, sin diques de contención posibles.

Un círculo mítico donde no hay progreso. Todo pasado y todo futuro se conoce porque esta sucediendo o repitiéndose en el presente.

Un espejo roto en varios pedazos o fragmentos. Tiempo fragmentario o mosaical.

La dilatación de un momento. El tiempo puede ser un presente desmesuradamente agrandado.

Un tiempo sagrado, paradigmático, donde los hombres se refugian, huyendo de la historia, del cambio.

Un tiempo profano o histórico, del devenir, del cambio, donde el hombre esta expuesto a la angustia.

En algunas obras de Carpentier, Jorge Luís Borges, Julio Cortazar, García Márquez, Proust, Thomas Mann el tiempo ya no es sólo un elemento intrínseco de la narración, sino el tema mismo de la obra.

El tiempo como anécdota: Viaje a la semilla, el tambor de hojalata, La máquina del tiempo, la trama celeste.

Pasemos al tiempo como forma: construcción narrativa dentro de la cual se desenvuelve la anécdota . Para deslindar las propiedades originales del tiempo narrativo, el primer paso, es averiguar en concreto en que consiste el punto de vista temporal, relación que existe en toda novela entre el tiempo del narrador (tiempo del relato) y el tiempo de lo narrado (historia)

Las posibilidades por las que puede optar el novelista son sólo tres (con sus respectivas variantes) y están determinadas por el tiempo verbal desde el cual el narrador narra la historia:

a) El tiempo del narrador y el tiempo de lo narrado pueden coincidir, ser uno solo. En este caso, el narrador narra desde el presente gramatical.

b) El narrador puede narrar desde un pasado hechos que ocurren en el presente o en el futuro. Y, por último.

c) El narrador puede situarse en el presente o en el futuro para narrar hechos que han ocurrido en el pasado (mediato o inmediato).

Para entender mejor estas distinciones, tomemos como ejemplo, “El dinosaurio”, de Augusto Monterroso, consta de una sola frase: “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.”

¿En qué tiempo verbal se halla lo narrado? En un pretérito indefinido: “despertó”. El narrador está situado, pues, en el futuro, para narrar un hecho que ocurre ¿cuándo? ¿En el pasado mediato o inmediato en relación a ese futuro en que está el narrador? En el pasado mediato. ¿Cómo sé que el tiempo de lo narrado es un pasado mediato y no inmediato, en relación con el tiempo del narrador? Porque entre aquellos dos tiempos hay un abismo infranqueable, un hiato temporal, una puerta cerrada que ha abolido todo vínculo o relación de continuidad entre ambos. Ésa es la característica determinante del tiempo verbal que emplea el narrador: confinar la acción en un pasado (pretérito indefinido) cortado, escindido del tiempo en que él se encuentra. La acción de “El dinosaurio” ocurre pues en un pasado mediato respecto del tiempo del narrador; es decir, el punto de vista temporal es el caso c y, dentro de éste, una de sus dos posibles variantes:

Tiempo futuro (el del narrador) - tiempo pasado mediato (lo narrado).

¿Cuál hubiera tenido que ser el tiempo verbal utilizado por el narrador para que su tiempo correspondiera a un pasado inmediato de ese futuro en que se halla el narrador ? “Cuando ha despertado, el dinosaurio todavía está ahí.” El pretérito perfecto por ejemplo tiene la virtud de relatar acciones que, aunque ocurren en el pasado, se alargan hasta tocar el presente, acciones que se demoran y parecen estar acabando de ocurrir en el momento mismo en que las relatamos . Ese pasado cercanísimo, inmediato, no está separado sin remedio del narrador como en el caso anterior (“despertó”); el narrador y lo narrado se hallan en una cercanía tal que casi se tocan, algo diferente de esa otra distancia, insalvable, del pretérito indefinido.

Pasemos ahora, valiéndonos siempre de “El dinosaurio”, a ejemplificar el caso primero ( a ), el más sencillo y evidente de los tres: aquél en que coinciden el tiempo del narrador y el de lo narrado. Este punto de vista temporal exige que el narrador narre desde un presente del indicativo:
“Despierta y el dinosaurio todavía está allí.” El narrador y lo narrado comparten el tiempo. La historia está ocurriendo a medida que el narrador nos la cuenta. La relación es muy distinta a la anterior, en la que veíamos dos tiempos diferenciados y en la que el narrador, por hallarse en un tiempo posterior al de los hechos narrados, tenía una visión temporal acabada, total, de lo que iba narrando. En el caso a, el conocimiento o perspectiva, sólo abarca lo que va ocurriendo a medida que ocurre, es decir, a medida que lo van contando. Cuando el tiempo del narrador y el tiempo narrado se confunde gracias al presente del indicativo (como suele ocurrir en las novelas de Samuel Beckett o en las de Robbe-Grillet)

Veamos ahora el caso b, el menos frecuente y, desde luego, el más complejo: el narrador se sitúa en un pasado para narrar hechos que no han ocurrido, que van a ocurrir, en un futuro inmediato o mediato. He ahí ejemplos de posibles variantes de este punto de vista temporal:


a) “Despertarás y el dinosaurio todavía estará allí.”
b) “Cuando despiertes, el dinosaurio todavía estará allí.”
c) “Cuando hayas despertado, el dinosaurio todavía estará allí.”


Cada caso (hay otros posibles) constituye un leve matiz, establece una distancia diferente entre el tiempo del narrador y el del mundo narrado, pero el denominador común es que en todos ellos el narrador narra hechos que no han ocurrido todavía, ocurrirán cuando él haya terminado de narrarlos y sobre los cuales, gravita una indeterminación esencial: no hay la misma certeza de que ocurran como cuando el narrador se coloca en un presente o futuro para narrar los hechos ya ocurridos o que van ocurriendo mientras los narra. Además de impregnar de relatividad, el narrador, instalado en el pretérito para narrar hechos que ocurrirán en un futuro mediato o inmediato consigue mostrarse con mayor fuerza. Su relato resulta una sucesión de imperativos, una secuencia de órdenes para que ocurra lo que narra . Un narrador no puede usarlo sin ser consciente de ello, es decir, si no quiere, mediante aquella incertidumbre y exhibicionismo de poder contar algo que sólo contado así alcanzará poder de persuasión.

Una vez identificados los tres posibles puntos de vista temporales, configurados por el tiempo gramatical de la voz del que narra y el tiempo en que se halla la historia narrada, es preciso añadir que es rarísimo que en una ficción haya un solo punto de vista temporal . Suele haber uno dominante, pero el narrador se desplaza entre distintos puntos de vista temporales, a través de mudas (cambios del tiempo gramatical ) que serán más eficaces cuanto menos llamativas sean y más inadvertidas pasen al lector., es decir, que no parezcan caprichosas, mero alarde, sino que ellas den mayor significación –densidad, complejidad, intensidad, diversidad, relieve- a los personajes y a la historia.

Recursos estilísticos para trabajar el tiempo según Genette.

Orden: Las relaciones entre el orden temporal de la cadena de sucesos en la historia y el orden temporal de su disposición en el relato. Fenómeno a estudiar, Anacronía: discordancia entre el orden de la historia y el orden del relato. 2 tipos:

  • Analepsis: también retrospección, flashback, o cutback ) la evocación de un acontecimiento anterior al momento en que se encuentra el relato. El flashback es una vuelta repentina y rápida al pasado del personaje. Es diferente al racconto , que es también un quiebre en el relato volviendo al pasado, pero este último no es tan repentino y es más pausado en lo que refiere a la velocidad del relato, además es más detallado y largo que el primero.

  • Prolepsis: (anticipación, prospección, flashforward, cutforward) Es un movimiento de prospección. Narra acontecimientos futuros, anticipaciones con respecto al presente de la historia.

Duración: la relación entre el tiempo que duran los sucesos de la historia y la extensión del relato.

  • La pausa es la forma máxima de desaceleración. no pasa nada en la historia (en cuanto a acción); el texto está dedicado a una digresión de tipo filosófico o psicológico.
  • En la escena no hay ni aceleración, ni desaceleración, sino identidad entre el tiempo de la historia y el tiempo del relato.
  • Sumario o resumen el tiempo del relato es menos extenso que el tiempo de la historia. Se abarca en cortos enunciados una serie de eventos que se han prolongado en el tiempo.
  • Elipsis la forma máxima de aceleración. un tiempo que pasa en la historia, pero que no se cuenta. Genette distingue entre la elipsis determinada, cuya duración se menciona ("pasaron cinco años") y la elipsis indeterminada, cuya duración no se especifica ("pasó el tiempo").



En: Taller: Conversación y Creación
Permaenlace: Segunda sesión taller- tema El Tiempo (jueves 20 de...
Comentarios: 7
Leído 2538 veces.

Dejar Comentario

*
Smilies
*
Ingrese el código mostrado. 

Chile

El colectivo Literario Clepsidra, es una formación nueva dentro del bullente ámbito cultural de la XV...

Mi perfil Completo


Buscar



Blog Gratis para humanos.